Entradas

La fuente de la Puerta de Osario

Imagen
      De las escasas imágenes que se conservan de la Puerta de Osario y sus alrededores hay una que me llama la atención especialmente. Se trata de una fotografía estereoscópica fechada en 1904 en la que aparece un mulo o borrico bebiendo de la fuente-abrevadero que había a la salida de dicha puerta, a la izquierda, mientras su dueño permanece subido en el carro. Y no es por la poca delicadeza del individuo, que ni siquiera se apea para aliviar un poco la carga del animal mientras este bebe, sino por la fuente en sí. Al igual que en el caso de la Puerta de Osario, no existen demasiadas imágenes de ella, al menos en esa ubicación, porque si le seguimos un poco la pista descubriremos que estuvo siendo trasladada de un sitio a otro hasta hace relativamente poco tiempo. IMAGEN 1. Fuente a la salida de la Puerta de Osario. IMAGEN 2. Otra vista en la salida de la Puerta de Osario.      Según cuenta Teodomiro Ramírez de Arellano en Paseos por Córdoba , esta fuente fue construida en el año 16

El horrible asesinato de la Ronda de los Tejares

Imagen
      Corrían los primeros días del año 1867, concretamente el 24 de enero, y Juan Rodríguez Payarés había terminado su jornada laboral. Era natural de San Cibrao da Vide, una parroquia del municipio de Monforte de Lemos en la provincia de Lugo, y su oficio era el de picapedrero. Trabajaba en Córdoba, seguramente de manera eventual, puesto que no tenía casa propia en la ciudad y paraba para dormir en un bodegón   (1)  situado en el número 13 de la Ronda de los Tejares. El establecimiento estaba regentado por doña Rosalía, una murciana de cincuenta años conocida como La Africana , y que se dedicaba a hospedar y servir comidas, a precios muy ecónomicos, a trabajadores con escaso poder adquisitivo. Varias criadas se encargaban de atender a los clientes, entre ellas la niña María Porras que tan solo contaba con nueve años de edad. ( 1) RAE :  1. m. taberna. 4. m. Establecimiento, comúnmente subterráneo, donde se ofrecían comidas. IMAGEN 1. Vista de la Ronda de los Tejares.      Juan Rodríg

El Palacio de los Luna: la leyenda del viejo avaro

Imagen
      Hace algo más de un mes finalicé una entrada sobre el Palacio de Orive  asegurando que, la que acababa de contar, no era la única leyenda relacionada con la desaparición de una joven a causa de una vela que se apagaba. Cuenta la tradición que en el Palacio de los Luna, en la plaza de San Andrés y a escasos metros del de Orive, sucedió un hecho tan similar en los detalles principales que cuesta trabajo no pensar que en realidad se trata de dos versiones diferentes de la misma leyenda, con los escenarios y los personajes cambiados, pero seguramente con la misma finalidad moralizante. La historia es la siguiente: Imagen 1. Vista antigua de la plaza de San Andrés y del Palacio de los Luna. Imagen 2. El avaro.      Como cada noche desde no se sabe cuándo, un viejo arrugado contaba sus ganancias a la luz de una triste vela sobre una desvencijada mesa. La habitación donde se encontraba era tan escasa en mobiliario como la calidad de su ropa, lo que hacía pensar que se encontraba en la m

Calles de Córdoba: el horno del Duende, el del Cristo y algunos hornos más

Imagen
      Dice la RAE en su primera definición acerca de la palabra "horno":  Construcción de piedra o ladrillo para caldear, en general abovedada y provista de respiradero o chimenea y de una o varias bocas por donde se introduce lo que se trata de someter a la acción del fuego . Obviamente no vamos a tratar aquí de los hornos pirolíticos o de los que tienen función de microondas, no se ha transformado este blog en uno de cocina, sino de aquellos que se adadptan a la definición inicial, aquellos en los que antiguamente se trabajaban panes, ladrillos, yeso o picón y que llegaron a denominar  algunas de las calles de nuestra ciudad. En la actualidad aún contamos con bastantes ejemplos de esto, vamos a ver unos pocos. 1. HORNO      Enclavada en el barrio del Campo de la Verdad-Miraflores, la actual calle Horno parte desde la de Santo Cristo y finaliza en la Plaza Tejar . En el plano de Karvinski de 1811 aparece como calle y plaza del Horno  aunque, seguramente por error, este no

La Cuesta de Luján

Imagen
     No es fácil conocer la fecha exacta en que una calle comenzó a existir. A unas pocas se les puede suponer porque han mantenido el trazado, en mayor o menor medida, desde los tiempos en que romanos y árabes vivieron en Córdoba, pero no es así en la mayoría de los casos. Por desgracia no se conocen callejeros de Córdoba anteriores a 1811, año en que el Ingeniero de Minas Barón de Karvinski y el Ingenierio de Puentes y Calzadas Joaquín Rillo confeccionaron el vulgarmente conocido como "Plano de los Franceses". Sin embargo hay casos, como el que voy a tratar hoy, en que la fecha está inscrita en una placa y colocada en la parte alta de la calle en cuestión: se trata de la Cuesta de Luján. IMAGEN 1. Vista de la Cuesta de Luján. IMAGEN 2. Cuesta de Luján en el Plano de los Franceses.      Hay que retroceder hasta la primera mitad del siglo XVI para encontrar el origen de una calle que comenzó siendo terriza para adquirir, tras sucesivas reformas, el aspecto que presenta en l

Las golondrinas de la Catedral

Imagen
     Escribir una entrada para este o para cualquier blog lleva su tiempo. Es necesario consultar bastante información, la cual no suele aparecer en la primera búsqueda que uno realiza en los diversos archivos y bibliotecas, y contrastar, en la medida de lo posible, todos los datos que se van recopilando, amén de localizar imágenes para ilustrar las entradas o patearse Córdoba para hacer uno mismo las fotografías en su caso. Tampoco se dispone a veces de las horas necesarias para dedicarle al blog y en ocasiones sucede que pueden pasar varios meses hasta que logras publicar la entrada (tengo una que comencé a escribir a finales de diciembre y que no sé cuando la terminaré). No soy un bloguero excesivamente prolífico pero me gusta ofrecer a mis lectores al menos tres o cuatro historias al mes, por lo que de vez en cuando os encontraréis lo que yo llamo "historias-aperitivo" mientras llega el plato principal. Esta entrada o más bien entrante, siguiendo con el símil culinario, e

Pacheco: el bandido que intentó ser revolucionario.

Imagen
     "[...] Quintín sintió que le desataban la venda, y se encontró en un patio delante de un hombrecito pálido y rubio, con un ademán decidido y un calañés en la cabeza [...] El hombrecillo mandó traer al tabernero dos vasos de vino blanco, y mientras llegaba, Quintín lo observó atentamente. Era un tipo rubio, pálido, con los ojos azules y las manos finas, blancas y bien cuidadas [...]"       De esta manera describía Pio Baroja a José Tirado , más conocido por Pacheco , en su obra La Feria de los discretos . Ambientada en Córdoba y publicada en 1905, en ella se relata el encuentro ficticio entre el protagonista de la novela y el famoso bandolero, en los alrededores de la plaza del Potro, concretamente en la taberna El Cuervo . Reconozco que no había oído hablar antes de este peculiar personaje de nuestra historia; sin embargo, fue tan popular en su época como para que periódicos de muchos puntos de España reflejaran sus andanzas y fechorías, realizadas mayoritariamente en