martes, 29 de septiembre de 2020

De esquinas y columnas. Segunda parte

   Me he propuesto la tarea de "redescubrir" las columnas que se encuentran incrustadas en las esquinas de algunas casas por todo el casco antiguo de Córdoba. La idea es revisar parcelas de terreno no demasiado extensas, a modo de pequeños paseos, para que la lectura de las entradas que pienso dedicarle a este tema no resulte tediosa, y para que el paseo resulte medianamente agradable, si es que alguien está interesado en repetirlo sobre el terreno. Ya dimos un primer paseo por los alrededores de la Plaza de Jerónimo Páez, así es que seguiremos ahora con el segundo.


Ubicación de las columnas sobre el callejero.




1. CARDENAL HERRERO
   Desde la Calle Rey Heredia, que ya visitamos en el paseo anterior, accedemos ahora a la Calle Encarnación y bajamos en dirección a la Mezquita. Justo al entrar en Cardenal Herrero, y en el lado derecho, veremos la primera de las columnas (Fotografías 1 y 2). Se encuentra en la esquina de la casa número 2, cuya planta baja está ocupada por el Restaurante Casa El Pimpo.


Fotografía nº 1.

Fotografía nº 2.

Fotografía nº 3. La calle Cardenal Herrero en el siglo pasado.



2 y 3. DEANES
   Continuamos por Cardenal Herrero y entramos en la Calle Judería. Giramos entonces a la derecha para entrar por la Calle Deanes. A la izquierda, haciendo esquina con la casa número 2 de la Calle Romero, tenemos la segunda de las columnas, adornando la fachada de "Artesanías Medina". No siempre resulta fácil verla pues a menudo se encuentra cubierta por los expositores colgados en el exterior, incluso encontrándose el negocio cerrado (Fotografía 4), pero a veces uno tiene suerte (Fotografías 5 y 6).


Fotografía nº 4.

Fotografía nº 5.

Fotografía nº 6.

   Seguimos por la calle Deanes y hacia la mitad de la misma veremos la siguiente columna (Fotografía 7 y 8). Se encuentra en la casa nº 3, en la esquina que comparten esta calle y la Calleja de la Hoguera.


Fotografía nº 7.

Fotografía nº 8.



4 y 5. CALLEJA DE LA HOGUERA
   Ya dentro de la calleja nos espera una columna que tiene su pequeña historia (Fotografías 9 y 10). Parece ser que el pintor cordobés Miguel del Moral, nacido en 1917 en la Plaza de San Miguel y fallecido en 1998, la rescató de la derruida casa de Góngora a principios de los años sesenta del siglo XX y la colocó en la esquina del estudio que poseía en el nº 6 de esta calle. Además, hizo labrar en su fuste la siguiente leyenda: "SOY DE DOM LVIS DE DONGORA ANNO DNI 1627" (Fotografía 11).



Fotografía nº 9.

Fotografía nº 10.

Fotografía nº 11.




   En la siguiente esquina de la fachada del estudio, que da a una placita que hoy lleva el nombre del pintor, se encuentra una segunda columna (Fotografías  12 y 13). Puede ser que fuese colocada por las mismas fechas que la anterior, aunque es un dato que desconozco. Existen instantáneas de años anteriores en las que ninguna de las dos aparece (Fotografías 14 y 15).


Fotografía nº 12.

Fotografía nº 13.


Fotografía nº 14.                                                                      Fotografía nº 15.



6. AGRUPACIÓN DE COFRADÍAS.
   Abandonamos la calleja y salimos ahora a la Calle Céspedes, giramos a la izquierda y subimos hacia la Plaza Agrupación de Cofradías. En el número 2 de la misma, en la esquina donde se encuentran las calles Conde y Luque y Céspedes, observamos una nueva columna (Fotografías 16 y 17). No es difícil verla pues está pintada de un color yema de huevo que "tira p'atrás". Entramos ahora a la Calle Conde y Luque.


                Fotografía nº 16.                                                                 Fotografía nº 17.




7 y 8. CONDE Y LUQUE
   Al final de esta calle podemos ver otras dos columnas. La primera de ellas la encontramos en el lado derecho, en la esquina de la casa número 10 (Fotografías 18 y 20). Tanto el fuste como el capitel parecen de factura más reciente que las que venimos viendo. A su izquierda, en el ángulo que forman la Calle Conde y Luque y la Calle Deanes, está la segunda, en la casa número 9 (Fotografías 19 y 20). Aunque se encuentra cubierta de pintura, el desgaste que se intuye en la piedra me lleva a pensar que puede ser una columna antigua.


Fotografía nº 18.                                                                      Fotografía nº 19.

Fotografía nº 20.



9?, 10 y 11. BUEN PASTOR
   Desde el punto en que nos hallamos accedemos a la Calle Buen Pastor para encontrarnos con tres columnas más. La primera de ellas se encuentra en la casa número 22 (Fotografías 21 y 22), antiguo Convento de San Roque y  en la actualidad Residencia para Mayores San Juan de la Cruz, en honor al fraile y poeta del siglo XVI quien, según reza una placa en la fachada, habitó en dicho convento (Fotografía 21). No tengo muy claro que sea una columna y no una piedra redondeada a modo de refuerzo de la esquina, por lo que de momento la mandaremos al cajón de las "posibles".


Fotografía nº 21.

Fotografía nº 22.


Fotografía nº 23.




   La siguiente columna está situada frente a ésta, en la esquina de la casa número 13 (Fotografías 24 y 25). El edificio está ocupado actualmente por un salón de té. Casi al final de la calle, situada en la casa número 3, encontraremos las tercera y última columna de esta calle (Fotografías 26 y 27).


Fotografía nº 24.

Fotografía nº 25.

Fotografía nº 26.

Fotografía nº 27.



12. LEIVA AGUILAR
   Llegamos al final de la Calle Buen Pastor y giramos a la derecha para entrar por la Calle Leiva Aguilar. Lo que podemos ver esta vez son dos fragmentos de columna colocados uno encima del otro (Fotografías 28 y 29) en la casa número 3 de esta calle. Continuamos por esta calle y desembocamos en el Pasaje Saravia, que se abre hacia la izquierda a la calle del mismo nombre.


Fotografía nº 28.

Fotografía nº 29.



13. PASAJE SARAVIA
   En este pasaje vamos a encontrar otra columna más, en la casa número 2 (Fotografías 30 y 31). A la derecha hay un pequeño ensanche por el que vamos a acceder a la Calle Barroso.



Fotografía nº 30.

Fotografía nº 31.



14. BARROSO
   Salimos a la Calle Barroso a la mitad de su longitud aproximadamente y, si giramos a la derecha, encontraremos una nueva columna. Está ubicada en la esquina de la casa número 2, una residencia señorial del siglo XVIII ocupada hoy en día por los Apartamentos La Casa del Aceite (Fotografías 32 y 33).



Fotografía nº 32.

Fotografía nº 33.



   Continuamos por la Calle Barroso y giramos a la derecha para bajar por la Calle Blanco Belmonte hasta desembocar de nuevo en la Plaza Agrupación de Cofradías. Aquí tomamos la calle de la izquierda, Samuel de los Santos y Gener, y a continuación volvemos a girar a la derecha para tomar la Calle Velázquez Bosco.



15 y 16. VELÁZQUEZ BOSCO
   En esta calle podemos admirar dos columnas más. Empezaremos por la segunda porque después tendremos que volver unos metros hacia atrás. Se encuentra en un recodo que forman la casa número 12 de Velázquez Bosco y la parte trasera de la casa número 11 de la Calle Céspedes (Fotografías 34 y 35).



Fotografía nº 34.

Fotografía nº 35.


   Antes de llegar a esta columna hemos pasado por delante de otra que veremos ahora. Se encuentra en la esquina de la casa número 7 (Fotografías 36 y 37), justo en la entrada a la Calleja de las Flores. El capitel califal fue colocado en los años cincuenta del siglo pasado como parte de la remodelación que se llevó a cabo para embellecer este punto de la ciudad.


Fotografía nº 36.

Fotografía nº 37.



17. CALLEJA DE LAS FLORES
   Una vez que entramos en esta calleja, y llegamos a la pequeña plazuela que hay en el ángulo que forma esta calle, observaremos la columna con la que cerraremos este paseo (Fotografías 38 y 40). Se encuentra en un edificio del siglo XVII ocupado por el Hotel Balcón de Córdoba, cuya entrada principal está ubicada en el número 8 de la Calle Encarnación.



           Fotografía nº 38.                                                                       Fotografía nº 39. Vista de
                                                                                                                             la columna en 1959.
 
       

Fotografía nº 40.



   Y en este rincón tan emblemático de la ciudad de Córdoba, y uno de sus iconos fotográficos, damos por concluido nuestro segundo paseo por el casco antiguo en busca de columnas. Y ya sabéis lo que se dice: no hay dos sin tres...


Rafael Expósito Ruiz.




FOTOGRAFÍAS
Número 3: Extraída del grupo de Facebook "HISTORIA DE CÓRDOBA EN IMÁGENES". Subida por Antonio Moreno Bello.
Números 14 y 15: Fotografías de Ladis. ARCHIVO MUNICIPAL DE CÓRDOBA.
Número 39: Fotografía de Joe J. Heydecker. ÖSTERREICHISCHE NATIONALBIBLIOTHEK - AUSTRIAN NATIONAL LIBRARY.
Las demás fotografías son obra del autor.



NOTA ACLARATORIA: Las prisas no son buenas, y acometer la redacción de dos entradas para el blog a la misma vez no es lo más aconsejable. En este paseo que acabamos de ver me olvidé de la columna que se encuentra en la Plaza Agrupación de Cofradías, como bien me ha hecho saber Jeni Paradelas Rojo, error que ya está subsanado.



jueves, 24 de septiembre de 2020

De esquinas y columnas. Primera parte

   "De columnas en esquinas está la zona más antigua de Córdoba plagada". La frase está sacada de mi anterior entrada, dedicada a la inscripción romana que se halla en la fachada de San Nicolás de la Villa, y va a servir para darle título a ésta. Porque de eso va a tratar, de las abundantes edificaciones de nuestra ciudad que muestran en una o varias de las esquinas de sus fachadas una columna.
   En siglos anteriores, cuando el coleccionismo de restos arqueológicos estuvo de moda en nuestra ciudad, las clases que por su posición económica, social o política podían permitírselo, adornaban las fachadas y los patios de sus casas con ellos. Las esquinas, e incluso cualquier quiebro en la pared, eran idóneas para colocar restos de nuestra historia. Columnas enteras algunas y fragmentos de ellas en otras ocasiones, a veces con la basa y el capitel incluidos, a veces el fuste únicamente.
    Es mi intención centrarme en la ubicación de todas y cada una de ellas en la medida de lo posible, por lo que obviaré aquellos restos arqueológicos como basas de estatua u otras piedras, aunque los mencione de paso. Probablemente me dejaré atrás más de una, bien por despiste, bien porque hay algunas que están bastante ocultas, cubiertas de cal o pintadas. Puede ser que por exceso de celo dé por buenas algunas que no lo sean. En cualquier caso invito a todo aquel que lea estas líneas a que haga las rectificaciones y añadiduras que crea convenientes. Como esta tarea tiene visos de mantenerme entretenido largo tiempo vamos a ir poco a poco, comenzando por la esquina que me pilla más cerca.



Plano con la ubicación de las columnas.






1. PLAZA SÉNECA 
   Esta primera columna se encuentra en la casa número 4 de dicha plaza,  conocida como la del "descabezao" por algunos cordobeses, haciendo esquina con la calle Ambrosio de Morales (Fotografías 1 y 2). El edificio lo ocupan el Hotel Plateros y la Taberna Séneca. A escasos metros, justo en la parte trasera, encontramos la segunda.



Fotografía nº 1.

Fotografía nº 2.



2. CALLE MARQUÉS DEL VILLAR
   La siguiente columna se encuentra en la parte trasera del Palacio de los Páez de Castillejo, sede del Museo Arqueológico de Córdoba, en una esquina de la fachada que da a la calleja del Marqués del Villar (Fotografías 3 y 4). Es una lástima no haber pillado al grafitero con las manos en la masa, o en el bote de spray en este caso.




Fotografía nº 3.

Fotografía nº 4.



3 y 4. PLAZA ELIE J. NAHMIAS
  Saliendo de esta última calle salimos a la plaza de Jerónimo Páez y, justo enfrente, nos encontramos con la de Elie J. Nahmias. Allí, en la casa número 1, conocida como la Casa del judío, podemos observar dos columnas más. Una haciendo esquina entre esta plaza y la del Arqueológico (Fotografía 5) y la otra junto a la puerta de entrada (Fotografía 6).


Fotografía nº 5.                                                                      Fotografía nº 6.

Fotografía nº 7.



5. CALLE ALTA DE SANTA ANA
   Nos dirigimos ahora a esta calle subiendo por la Cuesta de Pero Mato. En un lateral del Convento de Santa Ana y San José, justo frente al número 15, que corresponde a las pistas deportivas del Colegio Santa Victoria, está la siguiente. Aunque se encuentra cubierta de cal no parece haber duda de que se trata de una columna antigua (Fotografías 8 y 9).



Fotografía nº 8.

Fotografía nº 9.



6, 7 y 8. CALLE REY HEREDIA
   Salimos ahora a la calle Ángel de Saavedra y continuamos hacia abajo. A la izquierda se abre la calle Rey Heredia y aquí encontramos las tres siguientes columnas. La primera está en la misma entrada de la calle, haciendo esquina con Blanco Belmonte (Fotografías 10 y 11).




Fotografía nº 10.

Fotografía nº 11.


   Dejamos atrás la esquina del Convento de la Encarnación (obviaremos la basa de estatua de Tito Mercellon Persino porque, aunque se encuentra empotrada en una esquina, no es columna) y seguimos hasta la casa número 17. Haciendo esquina con la calle Bataneros está la segunda columna (Fotografía 12), y en la casa número 19 la tercera (Fotografía 13).


Fotografía nº 12.                                                                      Fotografía nº 13.

Fotografía nº 14.



9. CALLE HORNO DEL CRISTO
  Hemos continuado por la calle Bataneros y nos encontramos ahora con el extremo de la calle Horno del Cristo. En la esquina izquierda según la dirección que traemos se halla otra columna (Fotografías 15 y 16). Pertenece, como las dos de la plaza Elie J. Nahmias, a la Casa del Judío que da también a esta calle. Solamente tenemos que desplazarnos el ancho de la calle para ver las tres siguientes.



Fotografía nº 15.

Fotografía nº 16.



10, 11, 12 y 13 ?. CALLE JULIO ROMERO DE TORRES
   Otra columna nos espera en el número 23 de esta calle, justo en la esquina y a unos metros apenas de la que acabamos de ver en la calle Horno del Cristo (Fotografías 17 y 18).



Fotografía nº 17.

Fotografía nº 18.


   Continuando por la calle Julio Romero de Torres encontraremos dos columnas más. La primera en la esquina de la casa número 11 (Fotografías 19 y 20) y la segunda en la casa número 3 (Fotografías 21 y 22).


Fotografía nº 19.

Fotografía nº 20.

Fotografía nº 21.

Fotografía nº 22.


   Atrás, en esta misma calle, hemos dejado una esquina que podría ocultar bajo el enlucido otra columna más (Fotografías 23 y 24). Estaría en la casa número 19, justo al comienzo de la calle, y por la forma de su parte superior y la figura redondeada bien pudiera ser, aunque de momento irá a parar al cajón de las posibles.


Fotografía nº 23.

Fotografía nº 24.



14, 15, 16 y 17?. CALLE CABEZAS
   Acabamos por hoy el recorrido en esta calle. Aquí hay cuatro columnas más, aunque una de ellas no estoy seguro de que se ajuste a lo que venimos buscando. La primera de ellas podemos verla en la casa número 4, que corresponde junto con el número 6 a la casa de los Condes de Zamora de Riofrío (Fotografías 25 y 26).



Fotografía nº 25.                                                                    Fotografía nº 26.



   Un poco más adelante y a la izquierda se abre la calleja del Horno de Guiral. Al fondo de la misma podemos ver la segunda columna (Fotografías 27 y 28), junto a una estrecha fachada que pertenece al mismo edificio del Palacio de los Marqueses del Carpio, en el número 5 de la calle Cabezas. Este grafitero parece más cariñoso que el de la calleja del Marqués del Villar.


Fotografía nº 27.                                                                    Fotografía nº 28.



   La tercera y una posible cuarta se encuentran en la entrada de la Calleja de los Arquillos. Si nos situamos frente a ella, la columna de la izquierda (Fotografía 29) parece formar parte de la fachada original, aunque su aspecto podría deberse a restauraciones posteriores. La columna de la derecha (Fotografía 30) tiene más visos de haber sido añadida, al menos así me lo parece, ya que ni su tamaño y forma ni su colocación concuerdan con la anterior.


Fotografía nº 29.                                                                    Fotografía nº 30.

Fotografía nº 31.




   Como podemos observar, en apenas media hora de paseo y habiendo caminado alrededor de un kilómetro, nos hemos topado con al menos catorce columnas usadas para adornar unas esquinas y dos más que pudieran serlo. No era mi intención hacer esta entrada demasiado pesada y por lo tanto no he entrado en más detalles ni de las columnas en sí ni de las casas en las que se encuentran. Tampoco tengo los conocimientos suficientes para ello y, como dije al principio, solo se trataba de enumerarlas y de paso "redescubrirlas". Únicamente se trata de dar un tranquilo paseo, contemplarlas, e imaginar la historia que puede encontrarse detrás de cada una de ellas.


Rafael Expósito Ruiz.






Fotografías realizadas por el autor.