miércoles, 17 de noviembre de 2021

El Ayuntamiento de Córdoba en la plaza de las Tendillas

      Entiendo que el título de esta entrada puede llevar a engaño y no es esa mi intención. Conocemos las distintas ubicaciones del Ayuntamiento en nuestra ciudad y sabemos que en ningún momento, al menos hasta donde yo sé, estuvo situado en la plaza de las Tendillas, aunque a finales del siglo XIX y principios del XX esta posibilidad estuvo sobre la mesa en varias ocasiones.




IMAGEN 1. El Ayuntamiento en la esquina de Claudio Marcelo con Capitulares.



       Hacía tiempo que el edificio se había quedado pequeño y obsoleto para sus necesidades y en 1875 comenzaron a barajarse opciones para adquirir una nueva sede.  Por esas fechas el Ayuntamiento se encontraba en lo que en la actualidad es la esquina de las calles Claudio Marcelo y Capitulares, justo delante de las ruinas del templo dedicado al mencionado emperador, desde que en 1575 el Conde de Luque vendiera a la Corporación Municipal «unas casas principales que lindaban con la muralla, con la calle principal del Salvador, con la Audiencia y con las casas del Procurador Luis Fernández», por la cantidad de 8.000 ducados.


IMAGEN 2. Ubicación del Ayuntamiento en 1878.



    Entre las opciones que se barajaban para adquirir una nueva sede se encontraban la casa del Duque de Almodóvar del Valle en el número 18 de la calle Liceo, en el sitio que hoy ocupa el Instituto Maimónides de la actual calle Alfonso XIII, y la casas números 4 y 13 de la calle Arco Real, la actual María Cristina. Además de estas dos, también se pensó en la permuta del edificio del Ayuntamiento por el del Gobierno Militar en la plaza de San Felipe.      
     La opción escogida finalmente fue la de la casa número 13 de la calle Arco Real, conocida como la Casa de la Palma, propiedad desde tiempos inmemoriales de los Condes de Hornachuelos y que fue adquirida en 1877. El hecho de lindar por la parte trasera con el Ayuntamiento y el proyecto de abrir una nueva calle entre las actuales Capitulares y María Cristina, lo que sería el primer tramo de Claudio Marcelo, hacían posible ampliar las dependencias municipales sin necesidad de mudarse a otro edificio, además de proporcionar al nuevo Ayuntamiento dos fachadas de cara a dos calles principales, la ya existente y la que se pensaba construir en la nueva calle abierta y que sería la fachada principal.


IMAGEN 3. Diseño de 1880 para la fachada principal según indicaciones de la Real Academia de San Fernando.



     Pero llegó el año 1891 y el nuevo edificio seguía sin construir. De la fachada de la calle Claudio Marcelo únicamente se había levantado el zócalo, que estaba sirviendo de valla a los restos demolidos de la casa que se había comprado años atrás, por lo que en agosto de ese año una serie de concejales firmaron un escrito solicitando a la alcaldía que, debido al abandono de las obras, el elevado coste de las mismas, el desnivel existente entre los dos casas que se pretendían unir y varias razones más, se vendieran en su totalidad o en porciones para así poder adquirir la parte del solar de la Encomienda que los hermanos Putzi habían dejado sin construir junto al Hotel Suizo.


IMAGEN 4. Fachada de Claudio Marcelo aún sin terminar en los años 50 del siglo XX.



     El solar era lo suficientemente céntrico y extenso como para albergar el nuevo Ayuntamiento, dar un poco más de espacio a la plazuela de las Tendillas y abrir una nueva calle que la comunicase con la de Diego León. Se pretendía construir un edificio de tres plantas, la baja dedicada a las oficinas, la principal a despachos y Salón de Sesiones, y la superior a los Juzgados. Es curioso que el documento firmado por los concejales estaba clara la manera de adquirir el solar que «por la circunstancia de encontrarse desmantelado y sin mas construccion que los muros de cerramiento podria conseguirse con economía, ya sea que se obtuviera por concierto convencional ó ya que hubiera para ello que apelar á los procedimientos de la Ley de Expropiacion forzosa». Es decir, que lo iban a comprar sí o sí.
     Nada de esto se había resuelto para 1896 y, como la idea de ampliar aún más la plazuela de las Tendillas iba ganando terreno y se proyectaban nuevas alineaciones de las calles adyacentes, se pensó ahora en comprar no sólo el solar sino también el Hotel Suizo, dejando el primero para la ampliación de la plaza y el segundo para albergar el Ayuntamiento una vez que se hubiera adecuado a las nuevas necesidades.



IMAGEN. Parte del plano del proyecto de 1896, con las zonas a expropiar y las nuevas alineaciones.



     No se llegó a adquirir el Hotel Suizo, de hecho pasarían bastantes años hasta que esto se hizo realidad, y en 1902 se abandonó la idea de contar con un Ayuntamiento en la plaza de las Tendillas y se aprobó por unanimidad continuar las obras que se habían iniciado tiempo atrás en la sede que aún lo albergaba. Aún hubo otro intento años más tarde cuando, aprobado el proyecto de demoler parte del hotel para conectar la calle Claudio Marcelo con las Tendillas, se pensó ubicar el Ayuntamiento en la parte del edificio que no sería derribada, pero esta idea no llegó a realizarse.

     Tras años y años en los que la nueva fachada a la calle Claudio Marcelo nunca llegó a ser completada, y tras la aparición de los restos del templo romano durante las interminables obras, el Ayuntamiento finalmente fue ampliado hacia el otro extremo de la calle Capitulares expropiando a su paso casas en la calle María Cristina y en la plaza del Salvador y haciendo desaparecer esta última. Y como en el caso de Mahoma y la montaña, ya que nunca se pudo llevar el Ayuntamiento a una plaza, recientemente se le ha llevado una plaza al Ayuntamiento.



Rafael Expósito Ruiz.





DOCUMENTACION
- Archivo Municipal de Córdoba.
- Biblioteca Virtual de Prensa Histórica.

IMÁGENES
- 1: Extraída del grupo de Facebook CÓRDOBA EN EL ALMA.
- 2: Recreación del autor del plano perteneciente a un expediente del Archivo Municipal de Córdoba.
- 3 y 5: Planos pertenecientes a varios expedientes del Archivo Municipal de Córdoba.
- 4: Fotografía de LADIS. Archivo Municipal de Córdoba.

2 comentarios: